Yohany Melian: “Ser cuarto en una carrera de 45k (Torrencial Valdivia) con 18 años” [relato]

Recordé que me enteré que iba a correr esta carrera una semana entes, estaba bastante nervioso, no tenía pronosticado correr esta carrera, estaba en un ciclo de recuperación, no sin entrenar, pero sí de baja intensidad, aunque con un volumen adecuado. Resulta que necesito hacer esta pequeña introducción, para agradecer a Carlos Hermosilla ya que gracias a su ayuda pude obtener el dorsal para poder competir, También a Carlos Sotomayor por permitirme correr y por su disposición.

La línea de meta, siempre un lugar que me retuerce el estómago, aunque estaba seguro de mi entrenamiento, había acumulado bastantes kilómetros, y sabía que me la podía.

Foto: Mauricio Aravena

En la línea de meta con Verónica bravo quien me preguntaba a qué hora comenzaba la lluvia, le dije a las 9:00, luego de eso comenzó la cuenta regresiva, Luis Ayamante se pone enfrente mío, de un rato para otro y largamos, salió bastante fuerte, no lo iba a seguir, no conocía todavía el terreno, así que me las di de cazador,  resulta que no cacé a nadie en toda la carrera ese día, es una carrera corta, supongo que es muy rápida.

Bueno, subimos una pendiente con mucho barro, fácil, y ya el grupo se estaba rezagando, en eso me quede en el quinto puesto, y la carrera siguió su curso normal, luego de subir completa la pendiente llegamos a un PAS, para comenzar un largo descenso, donde no apreté  ya que era recién el inicio dela carrera, donde claro apareció un corredor que bajó muy fuerte, y bueno lo dejé pasar mientras controlaba mi ritmo, para comenzar a comer, le dije, no vayas tan fuerte, aprovecha de comer, te hará falta más adelante, en eso se fue disparado.

Luego de bajar todo el cerro, tenía en mente que llevaba 14 k, llegamos a un camino de tierra, bastante agradable, alcanzó a este mítico corredor y me siguió el ritmo, yo seguía comiendo geles y algo más, llegamos al PAS del k 16 supongo, y resulta que hay que darse media vuelta y volver por la ruta, para internarnos en lo más espeso del monte, vivo corriendo en montes, por mí estaba bien.

Comenzó el acenso por una cuesta, que pasaba por un casa en mitad de un valle, muy agradable lo que podía ver, he encontrado muchas casas abandonadas en los montes, esta no era una, pero clasificaba en mi categoría de casas en el monte más geniales!

Foto: Matt Maynard

Luego de correr la pendiente,  llegué a un prado, el clásico prado de campo, estaba como en casa, y en eso dimensiono a un corredor y pretendo ir para alcanzarlo, luego de correr y encontrarlo en una bajada resultó ser Emanuel Acuña, que venía corriendo 63k, intercambiamos algunas palabras y seguí corriendo delante de él, luego de atravesar un prado algo pantanoso, subimos por el lugar más hermosa de la carrera, que sería un bosque de pinos, que convertía el tramo en el paso más mítico que podía haber, era como una escena del señor de los anillos, o claro quizás tan solo para mí era así.(jaja)

Foto: Patricio Oberg

Luego de salir de ese lugar, comenzamos un recorrido por un camino, que se cruzaba con los que estaban en modo travesía y en la distancia mayor, después de eso comenzamos un descenso hasta Casa Manns, donde había un puesto de abastecimiento y logro encontrar al corredor que estaba cuarto hasta ese momento, luego de tomar algo y comer un poco, salgo sin perder mucho tiempo a la ruta, tenía calculado que el tercero no estaba muy lejos, era Francisco Pino, quien llevaba un buen ritmo sin duda, pero yo también tengo dos piernas, pensaba.

En eso, corro toda la pendiente, no paré en todo el tramo de correr, estaba tranquilo, había descansado  bastante corriendo cuesta arriba, encuentro un sinfín de corredores en esta parte, todos me dan ánimo, luego de terminar de correr por la pendiente comienza un camino ondulado, que por cierto era ripio, y me enfoco en ir con todo para poder alcanzar a Pino, luego nos dirige un banderillero hacia el monte nuevamente.

Foto: Fernando Ruz

Estaba tratando de ir con todo, era complicado, muchos palos, hasta me golpeé con uno, me dolió demasiado. Luego de ir alcanzando un buen ritmo, comienza una pequeña subida, pero que por alguna razón me provoca un tirón, no lo tomo en cuenta y sigo, más tarde me provoca una contractura, realmente me sentí molesto, nunca me había pasado, gente de otras distancias me ayuda a continuar, (¡gracias!) Pierdo cerca de 4 minutos y sigo con el último descenso, con todas las fuerzas que me quedaban.

El último descenso, ya molesto y tratando de alejar este pensamiento de mi cabeza, solo me contento con que ya es la última parte de la carrera, en eso encuentro a Francisco Duath quien estaba dando ánimo, estaba bastante feliz de ver gente conocida, es lo mejor de todo esto.

Foto: Mauricio Aravena

Finalmente llegando a la meta luego de correr la parte final de carrera que era un camino de ripio, pude ver a toda la gente disfrutando de la carrera a pesar de la lluvia. En la foto Yesica entregándome la bandera de Marlene Flores Team, como siempre lo más agradable de terminar la carrera, es escuchar a Cristian Valencia, quien te indica que todo ha terminado, por ahora.

Palabras al cierre:

Nimbuus Outdoor es una organización que es a prueba de balas, no me podía imaginar cómo podían montar una carrera con las tremendas condiciones climáticas que habían, como siempre dan cátedra de lo que es organizar una carrera.

Agradecer a Cirus Bar Puerto Montt por ser mi auspiciador, Altra Chile por apoyarme con lo que se pueda, algo que valoro mucho!, a Marlene Flores Team, que me llena de motivación y me pone los pies en la tierra y a cada uno de sus integrantes que son como mi segunda familia, a familiares y amigos, Gracias!

Material:

Short: Patagonia (azul)
Zapatillas: Altra Lone Peak 3.0 (Negra)
Guantes: Salomón
Polera: NB roja
Primera capa: Polera manga larga Kilimanjaro (negra)
Botellas: Ultraspire (de mano)
Manta térmica
Silbato Outsool

Comida:
Geles x 6 de miel powerhoney
Snickers x 4

Comments

comments

ultrajj

(MSc) Ingeniero civil acústico, amante del deporte, la música y todo lo que signifique un desafío.